Oración para pedir a Fray Leopoldo

Oración para pedir a Fray Leopoldo

La historia acerca de la vida y obra de Fray Leopoldo es bastante sencilla, ya que fue una persona que se entregó a través de su pobreza a Dios. Gracias a ello, también a todos sus hermanos en la tierra. Cada persona que ha sido beatificada, ha alcanzado la gracia de Dios por medio de algún don, del cual hizo uso mientras estuvo en vida. Fray Leopoldo empleó su oración y su vida plena entregada a Dios. En él, no se conocen grandes obras o hazañas, solamente se le conocen sus actividades diarias como monje capuchino.

Quien fue Fray Leopoldo

Fray Leopoldo es originalmente de Alpandeire (Málaga), hijo de Diego Márquez y Jerónima Sánchez quienes trabajaban la tierra de forma humilde. Allí fue donde Fray Leopoldo conoció la humildad, el trabajo y el temor a Dios. Al llegar a la edad de 35 años, decidió unirse a la vida de monje como capuchino, cerca del año 1903.

Su vida no fue transcendental, sólo se dedicaba a su trabajo diario de limosnero en su parroquia. Ello lo hizo durante más de 50 años, pero siempre con la mayor entrega y devoción posible, cada acto, cada oración. 

Aunque su actividad suene simple,  a través de ella podía ayudar a sus hermanos y a los menos poseídos. Los cuales, no solo apoyaba de manera material, sino brindándoles consuelo, bondad y paz a sus almas.

Gracias a sus actos,  era reconocido en Granada, haciéndose conocido en todos sus rincones por las virtudes que le eran alabadas. Sus tres avemarías eran solicitadas para sanar todo tipo de situación,  solo recitarlas otorgaba paz y tranquilidad.

Después de muchos años de vida, y tras una larga enfermedad, el 9 de febrero de 1956 muere de manera santa en Granada. Para el año 2008 el papa lo declaró Venerable, y su beatificación se llevó a cabo el 12 de septiembre del mismo año. Su lugar de descanso recibe a diario gran cantidad de personas que desean alcanzar, de alguna manera, sus virtudes, rezando por su intersección en sus causas.  

Después de la Alhambra, la tumba de Fray Leopoldo es una de las más frecuentadas de la zona. Cada día son celebradas misas en su honor entre las 8 y 9 de la mañana, respetándose sólo los días festivos.

Oración a Fray Leopoldo:

“Amadísimo Dios tu que dijiste: “El que se rinde humillado ante mí será ensalzado”, mira a través de tus ojos misericordiosos las virtudes que siempre realizó de manera humilde el Beato Leopoldo de Alpandeire, y haz que la humildad llene nuestros corazones para que vivamos puros a tu santo servicio. Concédenos la gracia que hoy te solicitamos, si es de tu divino agrado.

Amén.”

Jaculatoria

“Divina pastora de las almas, por la gran filial y entregada devoción llena de ternura y humildad que te profesó el tan querido Beato Leopoldo, te pido dígnate a interceder ante la Santísima Trinidad para alcanzar la gracia que te solicitamos hoy.”

(Se rezan Tres avemarías Cómo en vida lo hacía Fray Leopoldo.)

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *