Oración al gran poder de Dios

Oración al gran poder de Dios

Existen dos vías para solicitar ayuda y protección a Dios ante alguna situación terrible que se nos presente y a la que no encontremos manera de solventar que no sea por medio de su ayuda divina. 

La primera de ellas es con una oración de fe cristiana y la segunda se emplea para socorrerlos cuando hemos sido víctimas de algún maleficio. A continuación las dos:

“Oh Jesús Santísimo con tu Gran Poder, que con tu inmenso sacrificio, pasado por humillaciones, torturas y hasta la muerte. Tú que libraste del pecado a los hombres y trajiste de contigo de nuevo la luz a la Tierra: a Ti me encomiendo desde este momento  para que me protejas mi cuerpo y mi alma, la cual te entrego desde todo mi amor y devoción.

El Gran Poder de Dios haz que me valga la fortaleza de la Fe de Jesucristo, y que siempre me acompañe. Que la purificación siempre se encuentre conmigo, así como el consistorio de la Santísima Trinidad siempre quebrante la fortaleza de mis enemigos, para que no me hagan mal a mí, ni a mis hijos, ni a mis bienhechores.

 Jesucristo tú que eres el Redentor, que volviste al mundo desde la Cruz que venciste, vence también a mis enemigos por la muerte que tuviste, y no me dejes desamparado hoy que a ti recurre confiado. Amén.”

Para hacer esta oración se inicia con un credo, se reza tres veces la oración y se termina con otro credo. Y si desea  mayor ayuda, luego de hacer esta oración haga una novena a San Miguel Arcángel. 

Oración al gran poder de Dios

“En este momento Invoco al Santísimo Gran Poder de Dios, que es fuente de toda la bondad y de todas las indulgencias para alcanzar la liberación de todo mal de este pobre pecador afligido:

Si he sido víctima de hechizos que han  hecho por promesas al diablo, o que un mal rumbo tome de noche o de día, si los han hecho de oro o de hierro, estaño, plata o con cualquier otro metal, te pido que sea destruido todo y con ello deshechizado, para que de esta forma no puedan penetrar en mi, ni en mi alma, ni en mi cuerpo, tampoco en el lugar que habito, desde este momento y de aquí en adelante.

Si algún hechizo se encontrará hecho con hilo de lino, oro, algodón, cáñamo o lana, o quizás en algún cabello de moro, de cristiano, de hereje, de judío, en mar, en fuente, en puente, o en una casa o vivero, quizás en alguna pared, en el desierto o campo, en ríos o en otra especie de agua, en corazones de hierro o de cera, o también si me fue dado de comer o beber, todo esto sea anulado, pues yo solo soy tu servidor, por tu Santo Nombre Todopoderoso y muy Altísimo, sea por siempre alabado.

Gran Poder de Dios, acogerme, sálvame y cúrame, desde ahora quedo libre de todos esos hechizos que me hayan propinado hombres malos o malas mujeres, en el nombre de Dios y de Abraham, del Dios de Jacob, del Dios de Isaac.

Amén. “

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *