Oración a Dios para la noche

Oración a Dios para la noche

Cada día transitado, cada día de vida y de trabajo, es un día mas en el que debemos ser agradecidos con nuestro gran creador y que mejor que ofrecerle una oración de gratitud a nuestro Señor todopoderoso, por permitirnos estar vivos un día más para servir de manera fiel y ser un gran defensor de su testimonio. Así mismo, solicitarle que nos otorgue un descanso tranquilo y gozoso, como también para rogarle por el perdón de todas esas malas acciones que quizás realizamos en el día. 

A nuestro Señor debemos darle gracias por todas las fortunas que alcanzamos durante el día, así como todos los días por otorgarnos el privilegio de lograr dichas riquezas. Jesús, el hijo de Dios, nos dio un gran ejemplo de lo valioso e indispensable que es la oración de fe en la vida de todo cristiano. También nos enseñó a encontrarnos de manera constante comunicación con nuestro gran Dios creador, en los distintos momentos del día y cualquier circunstancia, y pidiéndole que siempre oriente nuestras vidas de acuerdo a su santa voluntad. El hijo de Dios nos enseñó a dar siempre gracias, rogar por nuestras necesidades así como también por el perdón de nuestros pecados

Se debe orar antes de dormir para poner nuestras vidas en las manos de Dios y con ello darle gracias por el día que culmina, pedir por un buen descanso y que sea seguro tras la renovación de nuestras fuerzas y de la protección de nuestro hogar.

Oración de la noche para renovar las fuerzas 

“Amadísimo Padre, hoy te doy gracias por siempre encontrarte a mi lado, hoy te suplico me perdones todos mis pecados y si he tenido alguna ingratitud cuando en realidad soy yo quien se aleja de ti, te ruego me perdones señor si te ofendo Padre celestial. Gracias te doy por este y todos mis días ya que en este momento me dispongo a dormir, aprovecho para pedirte mi Dios que protejas siempre a mi casa y a mi familia, y que da la misma manera me concedas un sueño placentero y reparador con el que pueda renovar todas mis fuerzas, así como también renovar un espíritu íntegro en mi forma de proceder.

Querido Padre santo, siempre te alabo desde mi alma y te ruego me envíes a tus ángeles para que ellos me acompañen y protejan irradiando su luz en medio de las tinieblas de la noche, de esta manera lo creo y de esta manera lo declaro, porque tu eres mi Dios, mi amparo, mi roca y mi salvación.

En ti confío Padre mío, y en este momento ya puedo ir a acostarme tranquilo y sereno y de esta manera descansar en tus manos, bajo tu cobijo ya que mejor no he de estar. Así lo creo, así lo profeso, oh mi señor! Es por ello que antes de cerrar mis ojos, mis labios, mis oídos y mi corazón, en este momento en el que finalizo mi jornada, te doy gracias Señor, luego de mi agradecimiento por tu amor ya que te debemos mucho y tu perdón es infinito.

Amén.”

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *