Oración a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Oración a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo

Para los fieles que siempre oran, dichas plegarias siempre se encuentran dirigidas a nuestro trino Dios, compuesto por Padre, Hijo y Espíritu Santo. Por medio de la Santa Biblia hemos aprendido que podemos orarle tanto a uno, como a los tres, ya que los tres son solo uno. Al Señor Jesucristo, debemos orarle igual que al Padre, pues ellos son iguales. Cuando oramos a un miembro de la Trinidad, le estamos orando a todos. 

Pero además, también estamos orando en el nombre de Cristo. Dando gracias por todo al Dios y al Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, pues Jesús les aseguró a  todos sus discípulos que cualquier cosa que pidieran en su nombre les sería concedido. De una manera similar, se nos indica que debemos orar al Espíritu Santo y en su poder. Por su parte el Espíritu nos ayuda a orar cuando no sabemos cómo pedir, o qué pedir. 

Quizás se puede comprender el papel de la Trinidad en la oración, entendiendo que son participantes activos en la oración de quien cree. Si hacemos referencia a otros elementos  que se encuentran involucrados en la oración, se pueden señalar el arrepentimiento, la confesión y la petición, las cuales funcionan como formas de adoración. Una oración puede lograr un verdadero arrepentimiento sabiendo que Dios es amoroso y que perdona. 

Cuando tomamos en consideración todo lo anterior, es sencillo ver que orar es una forma de adoración que se encuentra reservada para Dios solamente, lo que es mucho más importante que, a qué Persona de la Trinidad dirigimos nuestras oraciones. 

Oración para agradecer a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo 

“Dios Padre, tú que eres mi guía amado, quien me provee y da todo lo bueno, en este momento me encuentro delante de ti con la mayor entrega y para darte gracias por concederme el sublime regalo de la vida y por permitir que disfrute de manera plena de tu creación maravillosa.

Cada día es hermoso, tras cada despertar, cada mañana y poder sentirme rodeado de la majestuosidad de tu obra, del verde que me rodea en la naturaleza, del azul del cielo y de la armonía maravillosa del alegre trinar de las aves. También te doy gracias también Padre por cada cosa que en tu bondad me brinda, por mi hogar, mi familia, la salud, los alimentos que puedo llevar a mi mesa y por cada una de las buenas cosa que has hecho para mi y que sin duda harás en mi vida.

Amado hijo de Dios, qué hermoso es vivir la paz de cada día con la certeza que solo me encuentro bajo tu compañía sublime. En este dia quiero entregarte mi corazón para que siempre lo habites. Te pido por favor me otorgues sabiduría con la idea de alcanzar buenas decisiones, dame fortaleza para no decaer ante las dificultades y llena de bondad mi corazón para obrar de acuerdo a tus designios y con ello poder ser un noble instrumento de tu obra.

Amén.”

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *