Oración al Niño Jesús

Entre tantas advocaciones en las que podemos encontrar al Niño Jesús, podemos contemplarlo de la forma más humilde y cercana a sus devotos: descalzo y con una sencilla túnica,  símbolos de la sencillez y la humildad que caracterizaron siempre a Jesús. Haciendo honor a la naturaleza del hombre y afianzado en el amor. Para acercarnos más a su divinidad, contamos con diversas oraciones que invocan plegarias que solicitan auxilio en su honor. Una de ellas es la oración de la Confianza al Divino Niño.

Oración de la Confianza al Divino Niño

Divino Niño, siempre en auxilio de los Cristianos,  pongo en tus benditas manos la gracia que solicito. (Se reza un Padre Nuestro)

Siempre has conocido mis angustias y mis pesares, ya que en ti siempre he confiado, dame la o azar que tanto anhelo y alivio a mi corazón herido. (Rezar un Ave Maria)

Y aun cuando no haya sido el mejor de tus fieles servidores, recurro a ti pues eres el.hijo de Dios y siempre auxilio de los más desvalidos. (Rezar un Gloria al Padre)

Divino Niño Jesús danos tu bendición.

Uno de los devotos más fieles a la figura del Niño Jesús,  es el pueblo Colombiano, quienes lo honran dándole el nombre de Divino Niño Jesús.  Y tal devoción tiene sus bases en las palabras del mismo:

“Y todo lo que pidas en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”. (Juan 14,13)

La presencia de tal advocación, se argumenta en el hecho del desprecio que a través del tiempo se desarrolló por la vida humana, sobretodo por los niños que son abortados o abandonados en su indefensión. El Divino Niño representa al único Hijo de Dios, pequeño y que al igual que todos los humanos, menos en el pecado.

El humano ha desviado y desvirtuado las cosas buenas que tiene para ofrecer, las ha cambiado por armas, por discordias, dijeron haciendo gala del poder del más fuerte. A través de esta imagen  sencilla y pura, Jesús nos muestra que su voluntad recae en el amor con el que reinará y por la voluntad de los humanos para alcanzar el bien para los niños para lo que se requiere de una profunda y verdadera conversión de corazón. 

De manera que,  todo aquel que profese devoción hacia el Divino Niño, hace exaltar un gran cambio desde lo más profundo de su corazón, haciéndonos dóciles y obedientes para alcanzar el reino de los cielos.

Reseña del origen de la devoción

La devoción se hace presente en las tierras colombianas cerca del año 1907. Sus milagros fueron tantos que la comunidad Carmelita y luego los Salesianos se encargaron de avivar la llama de la fe por él.

1915, un milagro

Cuenta la historia que una joven mujer padecía horrores a causa de su reumatismo con los dolores y convulsiones que este le causaba. Un día fue tal su sufrimiento que le fue aplicada la extrema unción y la.confesión.

Pero su madre en medio de aquella situación nunca abandonó su fe por el Divino Niño, así que colocó una estampida con la imagen en los pies de la dolorida mujer, pidiendo por su salud y por las virtudes de la misma a su temprana edad. La familia junta rezo en el lecho de la enferma cargados de fe. Una hora después,  la casi moribunda mujer gritó a su familia que estaba curada agitando su cuerpo y sus brazos sin algún dolor.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *