Oración al Cristo de Medinaceli

Oración al Cristo de Medinaceli

En la historia la cristiana, han existido gran cantidad de relatos que nos narran la manera de cómo se han hecho realidad los milagros más inesperados para los fieles creyentes en Dios y los que han llevado la palabra de amor y humildad de su hijo, Jesús.

Tanto personas como imágenes, llenan la larga lista de intercesores ante la gracia infinita de Dios por las peticiones de cada uno de los mortales que requieren de un milagro. El Cristo de Medinaceli es uno de ellos. En la iconografía católica, se le reconoce con varios nombres, entre ellos, Jesús Nazareno Rescatado, Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, o simplemente Cristo de Medinaceli.

Dicha imagen, es la representación de un Cristo, en medio de su pasión, cuando es expuesto al pueblo por la inclemencia de Pilatos. La imagen puede verse en España en la Basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli en Madrid. Aún hay ciertas dudas de la verdadera procedencia inicial de la imagen, aunque es del estilo de la escuela sevillana del taller de Juan Mesa. La escultura se encuentra fechada hacia el siglo XVII y mide 1,73 centímetros de altura.

La imagen y un poco de su historia

Su historia se ha desvanecido en el tiempo, pero sus más constantes investigadores, nos relatan que su verdadero nombre es el Cristo Rescatado. Aunque su nombre actual le fue colocado por los duques de Medinaceli, quienes incluso construyeron una catedral en su nombre, además de adjudicarle su rescate.

Se conoce que antes de llegar a su último destino donde ahora lo podemos ver, el Cristo pasó grandes cambios de los que salió ileso. En realidad el Cristo no fue hecho para ser venerado en dichas tierras, siendo su origen incierto, éste fue secuestrado y luego rescatado para retornar a tierras españolas triunfantes. Los cristos rescatados tienen su origen en la tradición de que cuando se liberaba a un cautivo, éste encargaba una pieza con esas características del Cristo de Medinaceli.

Hay tres artistas a quienes se les atribuye dicha obra, la cual fue llevada en 1614 del convento de monjes capuchinos al fuerte español. La cual, disponía de una iglesia destruida por un incendio. La imagen fue secuestrada por los árabes y más tarde rescatada por los trinitarios.

El Cristo, con el paso del tiempo, ha vivido una gran historia, digna de una novela. Lo que sí no ha decaído nunca, es la fe que sus feligreses siempre han tenido por el.

Oración al Cristo de Medinaceli

“Amadísimo Jesús de Medinaceli, tu que nos has revelado toda la misericordia y el profundo amor que Dios nos profesa a cada uno de nosotros,

escucha atento nuestros ruegos. Tú que teniendo las manos atadas frente al pecado de los hombre

Decidiste  morir para alcanzar el perdón de todos nuestros pecados y en memoria de tu pasión, te solicitamos ayuda  y de esta manera transformar nuestras vidas hacia el Evangelio.

Te rogamos nos concedas oh! Cristo de Medinaceli, conservarnos mansos y humildes como lo hiciste Tú, y de esta manera poder devolver el bien cuando reine el mal

Mirar con ojos humildes los desprecios del prójimo, y de esta forma ser más compasivos con el padecimiento de los menos poseídos.

¡oh Jesús mío! Concédenos el alivio a todos nuestros males y auxilio en nuestras necesidades, y con gran esmero en esta súplica tan especial que te hago: (hacer la petición que corresponda)

Divino Jesús de Nazareno, atiende nuestros ruegos y bríndanos tu amparo, bendícenos y protégenos desde el Cielo con tu infinito amor. Amen.

Rezar un Credo, un Padrenuestro y el Gloria.”

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *