Oración a Santa Elena para desesperar

Oración a santa Elena para desesperar

Pensar en que una persona puede ser solo para nosotros podría verse como una acción un tanto egoísta o carente de sentido común, pero nada más lejos de ello, ya que sólo se trata de una petición desesperada desde el amor y de la necesidad de poder ser correspondido. En el caso de las oraciones, muchos no le otorgan el método que las mismas tienen y posiblemente consideren que se encuentran perdiendo el tiempo. Pero en realidad las oraciones son un encuentro de fe personal cargadas de poder, pero sobretodo ejercen una acción sobre nosotros y lo que nos rodea.

En el caso de Santa Elena, se trató de una mujer que transitó una vida cargada de penurias en muchos aspectos sobre todo en el amor. Es esta la razón por la que no encontraremos un mejor santo a quien pedirle ayuda, que a ella, elevando nuestras oraciones para que nos solvente las preocupaciones que nos trae el desamor, donde pedimos para que alguien más vuelva a nuestras vidas.

Santa Elena es conocida también como Elena de Constantinopla pero su  nombre verdadero fue Flavia Julia Helena madre del emperador Constantino, por lo que ella fue emperatriz de Roma, quien más tarde fue proclamada Santa de la Iglesia católica, ortodoxa y luterana. El emperador Constantino fue quien se encargó de darle la libertad al pueblo cristiano para concluir la persecución religiosa más cruenta y larga de la historia.

Elena pasó un largo tiempo atormentada y repudiada por el ser que tanto amaba, su esposo, por esta razón decidió vivir una vida entregada a la santidad pero cargada de dolor y sufrimiento a causa de ese amor que nunca fue correspondido. En tal situación pasó 14 años de su vida mientras veía a su esposo humillandola al ser feliz junto a otra mujer y bajo su mismo techo. De esta manera Santa elena pasa a ser una mártir ejemplo de gran fortaleza y quien ayuda a muchas personas para que puedan finalmente encontrar solución a situaciones similares.

 

Oración a santa elena para desesperar a un hombre

Muy venerada Santa Elena, tú que eres conocida como la santa de quienes están enamorados, hoy acudo a ti desde mi corazón para solicitarte  me concedas con tu inmensa bondad, que (nombre de la persona) nunca pueda y ni siquiera piense en dejarme, que no mire a ninguna otra mujer en la calle, el trabajo o donde se encuentre y que no deje de pensar jamás en mí, que el cuerpo alma y espíritu de (nombre de la persona) venga solo a mi, porque yo lo llamo, yo le cambio y solo yo tengo el poder sobre él. 

Santa Elena, poderosa en el amor, te ruego que no le des tranquilidad, que solo yo me encuentre en sus pensamientos, que lo atormenta mi nombre y que no encuentre paz que no sea a mi lado. Que  no vuelva a buscar otros labios que no sean los míos, y que todo su deseo carnal muera para otra mujer, que solo conmigo pueda sentir placer porque yo lo tengo amarrado a mi.

Santa Elena, desde ahora siempre me ayudarás a conquistar nuevamente su corazón, amansando su orgullo y su carácter, que ya no invente más, que (nombre de la persona) sepa que sólo es mío, que su paciencia sea solo para mí y no para otra, su ilusión y su esperanza sólo están en mi amor hacia (nombre de la persona). Amén.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *