virgen de guadalupe oración

Oración a la Virgen de Guadalupe para los casos difíciles

El culto de la virgen de Guadalupe, aún no ha sido superado, desde todos los países del mundo, llegan personas a ver a la hermosa morenita y pedirle cosas desde el corazón. Muchos feligreses del mundo, elevan sus plegarias para pedir favores o protección. Por esta razón, en esta ocasión, te enseñaremos una poderosa oración para los casos difíciles.

Sobre la Morenita hay un montón de historias, todas ciertas, de personas que han vivido en carne viva los amorosos milagros de esta virgen. Son muy conocidos los milagros de esta virgen. La comunidad de creyentes sigue creciendo constantemente. Es una de las figuras católicas más aclamadas de Latinoamérica.

Oración de la Virgen de Guadalupe para los casos difíciles:

Hoy camino hacia ti, pido tu amor, tu compañía y guía en este caso difícil, madre tengo miedo, pero quiero entregártelo a ti, madre tengo desdén, creo que esto no se te va a dar, no veo fin, estoy en un laberinto madre y quiero salir de aquí, es parte de mi misión de vida, pero no sé cómo seguir, me estanque, me perdí, lo único que quiero es tu ayuda, que me muestres el camino.

“Madre por favor escúchame, Santa Madre inmaculada, escucha por favor esta oración desde el amor, lléname de tu fuerza, cúbreme con tu luz, dame esa paz que necesito, dame la esperanza que requiero, ayúdame a luchas contra las injusticias, no permitas que mis enemigos me lancen al abismo.

No dejes que los obstáculos en el camino me frenen, dame la fuerza madre para seguir, no dejes que los tormentos me dañen la vida, que me rompan el corazón, se señora el sendero de mi luz, en las más terribles oscuridades. Dame fuerza para resistir todo aquello que no puedo cambiar.

Guíame madre, santísima Virgen, mía y de todos nosotros, te pido que dirijas tu mirada aquí a mi hogar, a mi familia y a mi vida. Soy tu fiel servidor, por favor no me desampares, eres mi luz espiritual, en mi vida eres la luz, eres el amor, guíame, cuídame y protégeme.

Hoy intercedo ante ti, para que me ayudes, para que me enseñes, para que me muestres el camino correcto, para que me ayudes a solucionar, esto que me atormenta, que este caso no me deja seguir, siento que llegue a un tope y no puedo ir mas allá.

Se mi puente, que me ayude a pasar, sé mi guía en la oscuridad, se mi maestra en lo desconocido, se mi guía en el la tempestad, enséñame el camino y como debo labrarlo, no te pido que lo soluciones tú, te pido que me des la fuerza para yo hacerlo sin decaer ni desistir, que aunque el sol queme, la lluvia congele y el río se desboque yo me mantenga de pie gracias a tu fuerza.

Ayúdame a entender, ayúdame a comprender y lléname de luz, enséñame oh madre tu palabra, enséñame señora y se mi guía, concédeme la fuerza para salir adelante. Que este caso difícil no me quede grande, que no caiga ante las tentaciones del maligno, yo soy la fuerza distribuida del cielo, nací para ser grande, por gracia divina me enseñas, me guías y me proteges, se tú la luz de luz, cielo de cielo y ayúdame a vencer las tinieblas y a no ir al infierno”.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *