oracion a la santisima trinidad para el amor

Oración a la Santísima Trinidad para el amor

¿Quién es la santísima trinidad y el Espíritu Santo? ¿Y qué papel juega él en la vida cristiana? En Juan 15, Jesús les cuenta a sus discípulos acerca de la persecución que encontrarán al seguirlo. “Si me persiguieron, también te perseguirán a ti”.

(Juan 15:20). A medida que avanzaba sobre cómo sería la vida después de que finalmente se quedara con el Padre, naturalmente se entristecieron. (Juan 16: 6). No sabían la maravilla que Dios había planeado a continuación. Jesús los consuela

(Juan 16: 7). “Les digo la verdad: es para su beneficio que me vaya, porque si no me voy, el Ayudante no vendrá a usted”. Este “Ayudante” es el Espíritu Santo. Entonces, la Santísima Trinidad es la unión de las tres figuras, padre hijo y espíritu santo.

¿Cuál es el papel del Espíritu Santo?

El Espíritu Santo condena y regenera nuestro espíritu: “Nuestro primer encuentro con el Espíritu Santo es cuando nos convence de nuestro pecado, nos muestra que ninguno de nosotros puede estar a la altura de la justicia de Jesús, y nos revela el juicio que está llegando a aquellos que mueren sin un Salvador (Juan 16: 8-11).

Cuando nos arrepentimos, confesamos nuestros pecados y recibimos el don de la Salvación, el Espíritu Santo regenera nuestro espíritu humano interno muerto, que ahora se vuelve sensible a las cosas espirituales de Dios (Juan 3: 1-16; y Hechos 2:38). Esto se menciona en la Biblia como el Nuevo Nacimiento “.

Oración a la Santísima Trinidad para el amor

Santísima y adorable Trinidad, un Dios en tres Personas, creo que estás aquí presente; Te adoro con la humildad más profunda, y te rindo, con todo mi corazón, el homenaje que se debe a tu majestad soberana. Oh Dios mío, te agradezco muy humildemente todos los favores que me has otorgado hasta el momento presente. Te doy gracias desde lo más profundo de mi corazón que me has creado a tu imagen y semejanza, que me has redimido con la sangre preciosa de tu querido Hijo y que me has conservado y me has salvado al principio de otro día. Te ofrezco, oh Señor, todo mi ser, y en particular todos mis pensamientos, palabras, acciones y sufrimientos de este día.

Los consagro a todos a la gloria de tu nombre, rogándote que a través de los méritos de Jesucristo, mi Salvador, todos puedan encontrar aceptación ante tus ojos. Que tu amor divino los anime, y que todos se ocupen de tu mayor gloria. Adorable Jesús, mi Salvador y Maestro, modelo de toda perfección, resolveré y procuraré, hoy, imitar tu ejemplo, para ser, como tú, suave, humilde, casta, celosa, caritativa y resignada. Redoblaré mis esfuerzos para no caer, en este día, en ninguno de los pecados que he cometido hasta ahora (especialmente), y que sinceramente deseo abandonar.

Oh Dios mío, tú conoces mi pobreza y mi debilidad, y que no puedo hacer nada bueno sin ti, oh Dios, la ayuda de tu gracia; Proporcionalo a mis necesidades; dame fuerza para evitar todo lo que prohibes y para practicar el bien que has ordenado; y permíteme soportar con paciencia todas las pruebas que pueda complacerme a que me envíe.

Uno puede agregar aquí los actos de fe, esperanza y amor

Oh Santa Virgen, Madre de Dios, Madre y Patrona, me coloco bajo tu protección; Me arrojo con confianza a los brazos de tu compasión. Sé para mí, oh Madre de la Misericordia, mi refugio en la angustia, mi consuelo bajo el sufrimiento, mi abogado con tu Hijo adorable, ahora y en la hora de mi muerte. Amén.

Oh, fiel guardián y padre de las vírgenes, el beato José, a quien se le confió el cuidado de Jesús y de María, la reina de las vírgenes, te lo pido muy humildemente por el amor con el que llevaste a Jesús y a María, para obtener para mí eso. Al ser preservado de cada mancha durante toda mi vida, puedo ser capaz de servirlos con una pureza inigualable de mente y cuerpo. Amén.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *