oracion a jose gregoio hernandez para la salud

Oración a José Gregorio Hernández Cisneros

Toda persona que después de su fallecimiento es nombrada santo o santa es porque su vida fue insignia de fe y entrega con los más necesitados y José Gregorio Hernández Cisneros sintió desde temprana edad tal llamado. 

Dicho personaje nació en Venezuela en la localidad de Isnotú, y aunque aún no ha sido reconocido como santo, eso no es problema para quienes han puesto su fe y devoción en él, ya que se ha hecho merecedor de tan santo homenaje. A él se le adjudican gran número de curaciones milagrosas, y ello en parte es debido a que mientras vivió, se dedicó a prestar sus servicios para que los menos afortunados sanarán con lo que se reflejaba su amor por los demás y sus valores cristianos.

Estudió medicina gracias a una beca que recibió del gobierno para luego seguirlos en Europa. Después de regresar al país se convirtió en profesor en la Universidad Central de Venezuela, donde fundó diversas cátedras relacionadas con la medicina, como micro-biología, bacteriología, y anatomía patológica. Con lo cual le pertenece el honor de introducir el empleo del microscopio al país. 

Quienes lo conocieron hacían referencia de su gran carácter ya que poseía una recta conducta, con una bondad palpable además de ser un entregado devoto de la religión católica. Mientras realizaba sus estudios de medicina, en dos ocasiones se internó en conventos para unirse al servicio de Dios, pero se quejó de problemas de salud, situación que le impidió ser sacerdote. 

A su paso, le prestó ayuda a soldados, enfermos y necesitados mientras permaneció en vida. El 29 de Junio del año 1919, se dirigía a visitar a una persona enferma bajo su cuidado lo atropelló un auto residente de la misma zona y falleció. 

Oración a José Gregorio Hernández 

Dios todopoderoso y rey de reyes 

Todas mis cosas las pongo en tus santas manos 

Tu santa voluntades es inquebrantable al momento de salvar a tu pueblo ya que no hay ser que resista tus designios. 

El cielo y la tierra claman tu voluntad  junto a todo lo que existe en ellos por lo que nada tiene el poder de oponerse a ello. 

Por eso, Señor Dios Padre celestial hoy te pido piedad para cada mortal ante la adversidad que se interponen en nuestra tranquilidad.

Te pido que siempre escuches nuestras súplicas No nos ignores ya que somos tus fieles servidores. 

Ten piedad de nosotros mientras nos encontremos con vida para que podamos sobrellevarla con gozo, fe y felicidad alcanzando tus gracias, alabando tu nombre 

Te adoro y te bendigo por todas las las gracias que me has concedido a través de tu siervo José Gregorio Hernández, quien te amó más allá de su vida igual que al prójimo como es tu mandato de amor. 

Por esa especial entrega de tu amado siervo, hoy te pido asistencia en mis necesidades.

Trinidad misericordiosisima Dígnate a escuchar a tu Siervo, y concédeme el favor que ahora te pido, si es para la gloria tuya y el bien de nuestra alma.

Te lo pedimos por los méritos de Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *