Milagros de San Antonio de Padua

El conocido San Antonio de Padua debe su fama a que es el rey de los milagros, durante su vida Dios realizó numerosas obras a través de él, por lo que es conocido con el calificativo de taumaturgo. En esta oportunidad vamos a conocer algunos de los milagros que hicieron que el mundo comenzara a hablar de este maravilloso hombre de fe.

Los milagros de San Antonio de Padua

1. Los gorriones encerrados

Fernando, es el nombre de pila de san Antonio de Padua, era un niño muy obediente, obedecía a dios y a sus padres terrenales, él pensaba que sus padres eran un premio que su padre celestial había escogido especialmente para él. Su padre del cielo siempre estaba cuidándolo y un día al ver que era bueno, decidió premiarlo, era época de gorriones, por lo que había que cuidar los trigales, pues estos hacían de las suyas, el padre de Fernando le había indicado que cuidara el campo en su ausencia.

El cómo siempre obedeció, pero en momento sintió un deseo muy fuerte de ir a la iglesia a rezar, por eso llamo a todos los gorriones y los encerró en una habitación y se fue a rezar. Cuando el padre de Fernando llegó se enojó muchísimo, al ver que el campo estaba solo, así que fue a reprocharle, pero él le dijo que junto a Dios había encerrado a todos los gorriones en una habitación y no se habían comido ni un grano de trigo, al ver esto el padre conmovido decidió abrazarlo y juntos liberaron a todos los gorriones.

2. Tormentas del diablo

San Antonio, como muchos otros santos, fue perseguido por el demonio, quien estaba realmente enojado, porque él le quitaba muchas almas, entonces para hacer que se arrepintiese de salvar las almas, decidió molestarlo cuando estuviese predicando. Un buen día el santo se encontraba predicando en la ciudad de Limoges, en Francia, era una charla al aire libre, porque en la iglesia no cabían tantas personas. Cuando ya todo estaba listo para comenzar la charla, el cielo comenzó a nublarse, al punto que las personas comenzaron a rumorar que se avecinaba una terrible tormenta.

Muchas personas decidieron marcharse y fray Antonio les pidió que se devolvieran, asegurando que no les caería ni una sola gota, y aunque se desató una terrible tormenta, milagrosamente, sobre ellos no cayó ni una sola gota, ninguna de las personas que ahí se encontraban se mojó. Todos al final decidieron alabar una plegaria a Dios y darles gracias por tan maravilloso regalo.

3. La mula de rodillas

Este es sin duda uno de los milagros más conocidos de este enigmático santo. Estaba en Rimini, cuando trato de convertir a un hereje, discutían fuertemente sobre si la presencia de Jesús era real o no.  El hereje, llamado Bonfillo, le lanza un desafío al fraile afirmando: Si tú logras aprobar un milagro con la comunión de los creyentes, yo creeré y saldré del mundo de la herejía y ayudare a muchos a salir de este mundo, abrazando sin demora a la fe católica.

Entonces Bonfillo, dice: tendré en encierro a mi mula por tres días, sin comida o agua, a los tres días la sacaré en presencia del pueblo y dejaré afuera una gran faja de heno lista para que esta coma, de otro lado estarás tú con lo que llamas el cuerpo de cristo, si el animal prefiere ir contigo que comer su comida, entonces adorare tu iglesia.

Antonio durante tres días estuvo ayunando, el día establecido estaba la plaza llena de gente, todos esperaban ver quién resultaba ganador, Antonio celebró la misa ante la muchedumbre, hasta que llegó el momento de sacar la mula hambrienta, haciendo reverencia puso el cuerpo de cristo frente a ella, mientras Bonfillo le enseñaba el heno.

Entonces san Antonio ordenó al animal:

“En virtud y en nombre de nuestro creador, que yo, por mas poco digno que sea, te doy de mis manos el cuerpo de Dios, oh animal, te pido te acerques con humildad y veneres a tu dios, olvidándote de herejes que no comprendan el significado de la fe, no había terminado de hablar cuando la mula se acercó a él, dejando a un lado el heno, se inclinó bajando la cabeza y se arrodillo frente a la eucaristía.

Una gran alegría se sintió entre los fieles, el hereje renegó de su creencia y se convirtió a la fe católica, un milagro que aún no se explica.

Oraciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *